Clásicos pasados por agua

Si has leído mis otros artículos, probablemente ya sabes que me encantan a los eventos de clásicos que tienen lugar los domingos. Suelen ser por la mañana así que me sirven de excusa para dar un paseo con el coche y estar de vuelta en casa a tiempo para disfrutar de una tarde tranquila, sin hacer nada, que es para lo que son los domingos.

Hace unas cuantas semanas, fui a un evento que fue un poco decepcionante. Era un poco lejos y tan solo habían 10 coches, así que me dio la sensación de que malgasté el tiempo... Y la gasolina. Pero deja que te explique el por qué. Siempre tengo altas expectativas para los domingos. En mi cabeza, tengo esta idea de conducir por carreteras secundarias, escuchando música y terminar sacando fotos de coches interesantes... Por eso esa "decepción" me ha perseguido durante toda la semana. Sin embargo, una semana más tarde, mis ilusiones de disfrutar de un domingo entre coches, volvían. Un pequeño municipio había incluido, en el programa de fiestas de este año, una reunión de clásicos, así que estaba seguro de que iba a haber una asistencia de coches decente.

No tenía demasiada prisa por ir temprano. La organización de ese tipo de eventos suele dejar que los participantes lleguen cuando les sea más conveniente, en lugar de exigir la asistencia a una hora determinada, para asegurarse de que va el mayor número de coches posible. Además, este evento era a 5 minutos de mi casa, así que lo dicho, sin prisa.

En el segundo párrafo mencioné que iba a tener una asistencia "decente". Verás, cuando llegué allí, me di cuenta de lo mucho que había infravalorado esta concentración de coches clásicos. Llegué tan solo 5 minutos más tarde de la hora oficial de inicio y la calle principal, además de la secundaria, estaba a rebosar. No solo de coches sino también de personas. Ver a toda esta gente, un domingo que podrían haber elegido cualquier otra cosa que hacer, paseando entre los coches, hablando, sacando fotos... Me hizo darme cuenta de que la cultura automovilística sigue viva y sigue siendo popular. Lo mejor de eso es que si este tipo de eventos continúan atrayendo cientos de personas a pequeños municipios o pueblos, los políticos seguirán incluyéndolos en los programas de fiestas.

Bueno, dicho todo eso, vamos a echar un vistazo a los coches, que es para lo que estamos aquí. Debo admitir que no sigo ningún orden en particular sino que voy de un lugar a otro según me llamen la atención. El primer ejemplo es este dúo. Un pequeño todo-terreno Daihatsu acompañado por un Citroën DS. Dos mundos completamente distintos.

Justo terminaba de sacar la foto del DS, aparecía este Lancia Delta Integrale, abriéndose paso entre el público y buscando un lugar donde aparcar.

En la versión en inglés de este artículo, expliqué qué coche es el siguiente pero no creo que aquí haga falta. A mi padre se le prendió fuego uno de estos cuando era joven.

No soy muy de Hondas, aparte del NA NSX y del S2000 pero no se puede negar que este Civic tenía una pinta impresionante.

Y de Japón pasamos a América. Este, ligeramente modificado, Mustang no paraba de llamar la atención de los espectadores...

Pero no tanto como este Stingray:

Tan grande fue la asistencia, que incluso cuando empezó a llover, seguían llegando coches.

Bueno, voy a dejar de hablar ya. Aquí debajo tienes la galería completa.

New Love food? Try foodtribe.

Join in

Comments (2)

YOU MIGHT ALSO LIKE

2